microcomputadora

Microcomputadora

Se trata de una categoría de ordenadores dotados de microprocesador de escasa potencia de cómputo (normalmente 8 o 16 bits). Originalmente estuvieron pensadas para el despliegue de cómputo casero a nivel individual o familiar.

Desde mediados de la década de 1950, el cómputo se realizaba a través de ordenadores centrales de tipo mainframes, de enorme costo y mayormente accesibles únicamente de forma empresarial o institucional. El advenimiento de las minicomputadoras aún no solucionaba el problema del costo.

Sin embargo, avances en los procesos de constructivos y la miniaturización lograda gracias a la tecnología de semiconductores avalaron el diseño de microcontroladores y microprocesadores. Estos permitieron disponer de potencia de cómputo escasa pero en un tamaño y costo comparativamente muy reducido.

El desarrollo de los primeros microprocesadores a principios de la década de 1970 no fue particularmente percibido por los grandes partícipes de la industria del cómputo. IBM y DEC los utilizaron en sus grandes productos pero no evaluaron la necesidad de utilizar computadoras en el hogar.

Las comunidades de hackers se dieron al empleo práctico de los primeros microprocesadores de 8 bits, principalmente Intel 8008, Zilog Z80 y MOS 6502. Entre los modelos de este estilo se encontraban la MITS Altair 8800 y sus numerosos clones. Otros se dieron a ensamblar ellos mismos sistemas que llamaron microcomputadoras, ordenadores de electrónica soldada de sobremesa, que permitían hacer realidad el cómputo casero aficionado, gracias a su hardware abierto (bus S100).

Su uso resultaba dificultoso: si bien normalmente se operaban con interruptores y luces, idealmente podían conectaban a una teletipo o videoterminal. Estas máquinas contaban con poco mas que 4 KB de memoria, pero podían utilizar microprogramas almacenados en cintas de papel perforado, incluyendo intérpretes de BASIC (conocido entre los adeptos a DTSS). Por demás, su arquitectura abierta permitió una rápida expansión del hardware, logrando velocidad y memoria superior. La incorporación de discos flexibles (diskettes floppy) permitió emplear sistemas operativos potentes (para principios de 1980 CP/M ofrecía una potencia interesante).

Estos burdos equipos hobbistas eran normalmente difíciles de utilizar, pero permitieron a técnicos y aficionados experimentar con equipamiento que por primera vez estaban al alcance del bolsillo. El bus abierto S-100 y el sistema operativo CP/M formaron un estándar destacable en la computación comercial de pequeños negocios.

Desde inicios de la década de 1980 el cómputo se industrializa velozmente y - tomando la forma de pequeños equipos de escritorio - se impone como producto de consumo masivo.

Esta categoría de ordenadores se hallaban generalmente provistas por una teclado que daba albergue al sistema: microprocesador de 8 bits, intérprete de lenguaje BASIC situado en memoria ROM y unos pocos KB de memoria RAM, sumado a un almacenamiento opcional ofrecido por cintas de cassette o diskettes. Usualmente se conectaban a un monitor de televisión. El uso de acopladores telefónicos permitía enlaces limitados a redes de datos.

El software de aplicación y gestión era monousuario, monotarea y limitado. Sin embargo, su producción sufre un crecimiento explosivo. En especial los juegos atractivos hacen uso de novedosas posibilidades de sonido e gráficas animadas, que acercan el cómputo a jóvenes y niñ@s.

Varias líneas de microcomputadoras representaron éxitos comerciales dignos de destacar, tales como la Commodore 64 (20 millones de unidades vendidas), Sinclair ZX Spectrum y sus clones (7 millones) y la Apple II (5,5 millones), entre muchas otras propuestas no estandarizadas.

Se trata de equipos de uso general diseñados alrededor de procesadores de 16 bits, compatibles con el estándar de facto impuesto por la IBM PC en 1981.

La mayor potencia de la PC, junto con la compatibilidad casi monolítica demostrada por su arquitectura abierta simple, permitía correr software para todo tipo de tareas, bastante más potente y confiable.

a finales de la década de 1980 se incorporan microprocesadores ampliados de 32 bits compatible con la arquitectura original, y esto posibilitó el empleo de distintos esquemas de operación multiusuari@, con la progresiva incorporación de multimedia (manejo de sonido y video digital).

Si bien contaron en sus inicios ciertos sistemas operativos privativos, a partir de 1991 se desarrolla para ellas el kernel de sistema Linux. Este posibilita utilizar sistema operativo libre GNU.

A pesar de conservarse cierta retrocompatibilidad, este tipo de equipos de escritorio - y sus versiones portátiles - ha sufrido una constante mejora en sus desempeños prácticos, y la extensión de 64 bits constituye la arquitectura utiliza en la actualidad.

  • microcomputadora.txt
  • Última modificación: 2022/07/18 15:08
  • por peron